Posts Tagged ‘20conselhos’

Sumergidos

sábado, mayo 13th, 2017
 Estaba profundamente dormido cuando ella me despertó para darme un beso de buenas noches.
Sobrevivientes de un planeta prácticamente sumergido, constantemente nos trasladábamos de un lugar a otro y ahora habitábamos en una especie de cueva un poco más elevada, cuando de repente escuché el fuerte ruido quebrante de una ola gigante, que en décimas de segundos empezó a inundar el lugar, al igual que las veces anteriores, comencé a nadar hacia la superficie pero el agua continuaba subiendo, haciendo que me esforzara más de lo habitual, entonces entendí que probablemente era nuestro fin, y si acaso me salvaba muchos no lo lograrían, pensé en mi hijo y mi esposa y me sentí horrible por no saber dónde estaban, pero en parte mi mente intentaba convencerme de que era mejor morir así que seguir sufriendo, seguir prolongando lo inevitable.
Llegue a la superficie y pude tomar aire con una enorme bocanada, eso afirmaba más mi teoría, era imposible sobrevivir sin saber nadar. Al llegar arriba habían dos personas que me ayudaron a reponerme, dos sobrevivientes más que sabían nadar mejor que yo, esta vez íbamos a sobrevivir muy pocos.
Les pregunté si alguno de ellos tenía una linterna, uno de ellos sacó una que tenía dentro de una especie de traje térmico que llevaba puesto, la encendí y casi sin tomar mucho aire me sumergí nuevamente en dirección a la cueva, sin querer mi luz guiaba a la salida a otros que luchaban por sobrevivir, les hice seña que siguieran nadando con fuerza, porque el agua esta vez no iba a bajar tan rápido como otras veces, la única forma era seguir nadando hacia arriba.
En ese trayecto algunos me miraron fijamente y sus ojos expresaban claramente la decisión que habían tomado.
Continuaba nadando en busca de mi hijo y mi esposa, en ese orden, porque como él sabía nadar, era quien más chances tendría de sobrevivir, pero no los pude encontrar… quizás me había equivocado, quizás se habían salvado de alguna otra forma, me arrepentí enormemente de la decisiones que había tomado cuando la estruendosa ola rompió en la cueva, debí haberlos sujetado con fuerza y haber buscado la salida juntos, me equivoque en pensar que era otra ola de marea más como las que habíamos enfrentado antes y que cada cual se salvaría por su cuenta, de repente me doy cuenta que lo que tendría que haber hecho no lo hice y ya era demasiado tarde. Me doy vuelta, miro hacia arriba y ya no distingo la luz del túnel por donde había bajado, casi sin aire concluí que jamás iba a poder salir de allí, entonces continúe mi búsqueda, cada vez más hondo, cada vez más oscuro, hasta la inconsciencia…
Desperté sofocado, tomé aliento, mis pulmones se llenaron de aire, y me invadió una sensación de éxtasis de estar vivo nuevamente, miro a mi derecha y allí estaba ella, durmiendo plácidamente en nuestra cama, recordé el beso de buenas noches que me había dado cuando estaba profundamente dormido y la abracé con mucha fuerza.
Entonces lo vi todo muy claro, me di cuenta que esa ola gigante de mi sueño, no es más que esos problemas que nos inundan día a día y la mayor parte de las veces actuamos de forma egoísta, tipo sálvese quien pueda, y como algunos nadamos mejor que otros, asumimos de que el resto va a perecer, sin siquiera darles la oportunidad. o peor aún cuando nosotros decidimos que es lo mejor para ellos y con nuestra actitud dejamos que mueran, jugamos a ser Dios.
Muchas veces no es necesario una actitud heroica para salvar a alguien, con el pequeño gesto de encender una linterna para decirles aquí estoy y no guardárnosla en el bolsillo, podemos enseñarle la salida a muchos, simplemente con un gesto que para nosotros puede ser tan sencillo como un click de un botón.
Si sabemos nadar es porque alguien nos enseñó.


Fabricio De los Santos GeneXus
Fabricio De los Santos
_________________________________________
Coaching and Mentoring GeneXus, ScrumMaster, Project Manager, K2B Tools Agent – The best Patterns Tool to integrate with GeneXus
Siga meus blogs em www.fabriciodelossantos.com

Venezuela y un fenómeno climático llamado El Niño

lunes, julio 11th, 2016

Seguramente habrás escuchado hablar de “El Niño”.

Si eso que cuando antes hacía frío ahora hace calor, o cuando antes era sequía ahora están todos inundados y tantos fenómenos climáticos más por el estilo.

Hoy descubrí que “El Niño” no es exclusivo de la meteorología, sino que su efecto se transfiere también a la economía a la política y por tal motivo a nuestra vida diaria.

Te preguntarás qué quiero decir?

Hoy escuché algo que nunca pensé que podría escuchar, una venezolana diciendo que en Uruguay todos parecían felices!

Uauuu cómo es la vaina?

Nosotros los del sur, argentinos y uruguayos, somos personas que queremos que todo sea rápido, que las cosas salgan, nos mata la burocracia y la ineficiencia, creemos que lo que anda mal, si lo hiciéramos nosotros lo haríamos mejor, si, un poco pedante, pero en menor o mayor escala es así. Todo tiene que ser ahora!

En Venezuela ese ahora se divide en dos, el “ahorita” (ya, ya, ya) y el ahora (bueno lo vemos luego). En una reunión en Venezuela un argentino le dijo a una arquitecta venezolana, “ahora vamos a ver los planos”, entonces la muchacha juntó sus papeles y se levantó de la mesa. Todos la quedaron mirando hasta que uno le dijo,”espera, espera, vamos a verlo ahorita”. Ese cambio de tiempos es uno de los primeros choques culturales al cual alguien del sur debe adaptarse.

En mi primer viaje a la playa en Venezuela, mi cabeza solo pensaba en conocer el Caribe y ese era el objetivo. Era época de Carnaval, por tal motivo el viaje que se haría en un par de horas demoró más del doble.

La congestión de autos era tan grande, que sinceramente me daba ganas de volverme a la ciudad, no soportaba más no poder llegar. El tránsito avanzaba unas cuadras y paraba, avanzaba unos metros y paraba. Entonces de repente veo que no había accidentes ni nada extraño que pudiera ocasionar tal congestión. Lo que pasaba era que en esas paradas, algún que otro conductor se bajaba abría el maletero de su auto y sacaba unas bebidas heladas y las llevaba para el vehículo. Inconsciencia? Bueno no sé si la bebida era solo para los acompañantes, si era refresco o no, pero a lo que voy era que la gente lo tenía muy claro lo de “el camino es la recompensa”, no importaba demorar tres veces más de lo normal, el momento había que vivirlo. En esa época Shakira era furor en Venezuela y yo me quería cortar las venas cada vez que la escuchaba, porque lo asociaba con toda esa locura y me costaba horrores adaptarme a todo eso.

Luego de horas de viaje, el tránsito comenzó a fluir rápido, pero a falta de tan solo unos quince kilómetros para llegar a nuestro destino, los amigos que venían en otro auto decidieron parar a comer pescado frito.

Noooooooo, pero si estamos por llegar!!!

“Es que aquí el pescado frito es muy bueno” me dijeron, y creo que alguien allí vio mi cara larga e inventó la película Scary Movie. No lo podía creer, habíamos viajado horas en el calor, estábamos a minutos de llegar y se habían detenido a comer pescado frito???!!!

En fin, nos sentamos a comer y les digo algo, fue el pescado frito más rico que haya comido en mi vida. En realidad, nunca antes lo había comido de forma similar, pero estaba delicioso, tanto que no he encontrado otro lugar que me transmita la misma sensación, porque el gusto es difícil de recordar.

Luego de allí como se había hecho muy tarde, la noticia, ese día ya no daba para ir a la playa.

Al día siguiente desayuno tranquilo y encarar para los cayos, a pasar el día entero en una isla.

Acostumbrado a barrenar en las olas, la paz de un Cayo en el Caribe no estaba en sintonía conmigo, pero luego la charla amena, la picada y la bebida hicieron que eso ya no fuera un problema. En conclusión estaba muy clara la diferencia de lo que para mi era un día de playa y lo que era para un venezolano.

Luego vinieron otros viajes, con otros amigos, aprendí lo que comenté un poco más arriba, a disfrutar del camino y no solamente del destino.

Esos tantos caminos recorridos con tantos amigos que hoy echo de menos, quedaron en mi memoria, en mi corazón.

Que me gustaba de Venezuela? Su alegría su gente, su manera de vivir la vida, de disfrutar el camino, “todo chévere” ahhh y de la música de Shakira que se escuchaba en todos lados y transmitía una energía bárbara.

Hoy escuchar a un venezolano que diga que le encanta Uruguay, porque se ve que la gente es feliz, ayyy diosito cómo debe ser la cosa, parece que el efecto del “Niño” es mucho más que un efecto climático y ha puesto el mundo al revés.

Vamos arriba Venezuela, No pierdan su esencia!

Un abrazo!

Fabricio De los Santos

@fabriciodls

fabriciodelossantos.com

Venezuela, aquel hermoso país que dejé un tiempo atrás

domingo, junio 26th, 2016

No quiero entrar en detalles políticos, porque si hay algo que aprendí en Venezuela es que cuando se llevan lo ideales al extremo, la política puede destruir carreras, empleos, amistades y exponencialmente puede destruir familias.

Llegué a Venezuela justo antes de la asunción de Hugo Chávez, en aquella época por casualidad viajé con quien sería un año después presidente de Uruguay, el Dr. Jorge Batlle. Tuve la oportunidad de conversar bastante y aportar mi granito de arena en pro del desarrollo de Software y las posibilidades que nuestra profesión podía darle a Uruguay, pero ese es otro asunto que quizás algún día publicaré.

Llegar a Caracas fue una experiencia inigualable, era mi primer viaje al exterior más allá de las fronteras con Brasil y Argentina. Aquella noche de verano, entre tantas incertidumbres que tenía, debía llevar mis mascotas para que pasaran la noche en una veterinaria, ya que recién al otro día viajaría a mi destino final, la ciudad de Barquisimeto. Contraté una camioneta en el aeropuerto y partimos para un lugar totalmente desconocido e inimaginable. No recuerdo la hora, pero comparado con lo que estaba acostumbrado a vivir, era como si fueran las 2 de la madrugada en una fría noche de Montevideo, no andaba nadie en la calle, pero en Caracas era mucho más temprano, la diferencia era que nadie andaba de noche por las calles como era en Uruguay.

El chofer me contaba de forma eufórica las esperanzas que tenía con el nuevo presidente, recuerdo que me decía que uno de los objetivos era que no se viera ni siquiera un niño pidiendo dinero en las calles, que iba a poner fin a la corrupción y me contaba cómo procedía la policía si te querían sacar del ruedo, “te ponen droga en el auto y te mandan preso, así es la vaina, pero todo eso se va a terminar con Chávez”, realmente parecía un futuro auspicioso.

Viví muchas experiencias en Venezuela que podría escribir un libro completo solo de eso, pero para resumir puedo decir que cuando el avión despegó para traerme de nuevo a Uruguay lloré como si me estuviera yendo de casa. Era el fin de una etapa muy importante de mi vida, profesionalmente me dejó muchas cosas, pero personalmente muchas más. En Venezuela nacieron dos de mis hijos, hice muchos amigos que gracias a Dios he tenido la oportunidad de seguir en contacto con la mayoría de ellos.

Hoy no paro de recibir noticias de que uno se fue para Ecuador, otros para Chile, otros Colombia, Estados Unidos y otros todavía no se han ido pero la idea del exilio está fija en su mente, y de verdad me da mucha tristeza. A veces puede parecer que es una psicosis, una sensación térmica, una palabra muy de moda por estos lares, pero el hecho real es que la gente no para de irse, y eso lo sabemos todos; quien no ha escuchado un acento venezolano en un lugar u otro, es porque se tuvieron que ir, no les quedaba otra, los cortes de luz son situaciones de países que están en guerra y en Venezuela pasa todos los días. Faltan medicamentos y alimentos. Hoy me contaba una amiga, que tiene que comprar comida “revendida” y que se ha quedado sin azúcar porque le iban a llevar una “revendida” pero nunca llegó.

Ahora yo pregunto una cosa, independientemente de partidos políticos, de derecha o de izquierda, de los que dicen que están a favor o que están en contra de un régimen, los que dicen que es dictadura y los que dicen que es democracia, tenemos planeado hacer algo por Venezuela? o la única cuestión que se discute es Almagro está bien o Almagro está mal. En Uruguay tenemos millones de problemas que no podemos resolver, y eso a veces puede poner en juicio la ayuda que puedas dar a otro, pero creo que es una obligación moral que nuestro país tome una actitud con quien ha acogido a muchos compatriotas cuando aquí las cosas estaban complicadas.

Que quede claro, no tomen mi post como política, tomenlo si quieren como ayuda humanitaria, a la cual obviamente me pongo a disposición.

Mi deseo de una pronta recuperación a MI QUERIDA VENEZUELA y a mis amigos les digo

“Nunca sabrás la fuerza que tienes, hasta que tu única alternativa sea ser fuerte”

Un abrazo!

Fabricio De los Santos

@fabriciodls

fabriciodelossantos.com

Tener un empleo es muy bueno, tener un propósito de vida es aún mejor

martes, febrero 4th, 2014

Lo que haces para vivir, te apasiona?

Hace poco recibimos la visita de un amigo, quien luego de trabajar muchos años en la misma empresa, se jugó una gran parada junto a su socio y montaron su propia companía. Y les va muy bien!

Quizás sin darse cuenta, mencionó algunas cosas que días después encontré en el video que aparece más abajo, pero por si están con poco tiempo se los resumo en las siguientes líneas.

Quizás muchos de nosotros no estemos dentro de la generación “Millennials” por una cuestión de edad, pero creo que es posible abrir nuestra mente para “sentir” la forma de vivir de dicha generación.

Si bien esta especie de categorización de generaciones “Baby Boomers” (empleados que dedicaban su vida a una única empresa, lo que les garantizaba una estabilidad social), “Generación X” (personas que constantemente buscaban oportunidades para un rápido crecimiento económico y profesional, donde muchos buscaban su MBA, PHD, con el propósito de llegar a la cima de la empresa), pareciera un poco fría y algo que fue armado para vender libros, pero basta con simplemente mirar al costado, o sentarnos a reflexionar, si alguna vez, algun amigo, familiar o nosotros mismos no nos embarcamos en ese tren.

La generación del milenio prefiere disfrutar del camino más que llegar a la meta.

Son capaces de reconocer oportunidades profesionales que ayuden a vivir de lo que les gusta. Proyectos de largo plazo están fuera de su ideal, viven conectados todo el día y aquello que podría llevar semanas, meses, puede estar al otro día “online”.

Quizás influenciados por Google y similares con sus productos en “beta“, saben que para obtener algo “nuevo” e ingenioso necesitan usar lo último, aunque no esté listo todavía.

Lejos están en mirar la pirámide jerárquica para ver donde se encuentran y trabajan con mucho respeto con las diferencias generacionales, saben que pueden aprender mucho de aquel unos años mayor que él.

Además de tener un empleo, para ellos es importante tener un propósito que pueda ser llevado adelante de distintas maneras a la vez.

Mobilidad, espacios de trabajos compartidos, home-office, hacen que puedan fijarse sus propios horarios de trabajo, porque pueden hacerlo a cualquier hora, en cualquier lugar, no importa con que ropa trabajen, si de cualquier forma nadie los va a ver, pero algo si es muy importante, tener muy buena apariencia en las redes sociales, linkedin, twitter, facebook.

Me sorprende ver en facebook las fotos de muchas personas que quizás no conozco directamente, pero veo que están estudiando o trabajando en lugares del mundo que quizás nunca se me hubiera ocurrido visitar algún día. El desapego los hace diferentes, “quienes se adaptan mejor, pueden evolucionar con los cambios“.

Ahora yo me pregunto, es una cuestión de edad?

Evidentemente no lo es, comenzando por el ejemplo mencionado arriba, y otros tantos que debes conocer en tu entorno.

La clave está en “descubrir tu propósito de vida y construir tu realidad“.

Una de las celebres frases de Steve Jobs fue:

“Cada día me miro en el espejo y me pregunto: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?”. Si la respuesta es “no” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo

Espero que te guste el video, y quizás te pueda ayudar a hacer aquello que siempre quisiste y lo dejaste de lado, no es necesario que hagas un cambio radical en tu vida, pero simplemente con hacer algo que siempre soñaste, ya estarás disfrutando del camino.

Un gran abrazo!

 

 

Hasta el próximo post!


Fabricio De los Santos GeneXus
Fabricio De los Santos
_________________________________________
Coaching and Mentoring GeneXus, ScrumMaster, Project Manager, K2B Tools Agent – The best Patterns Tool to integrate with GeneXus
Siga meus blogs em www.fabriciodelossantos.com

Feliz día a los que luchan por sus sueños

sábado, noviembre 16th, 2013

Si hay algo que todos hacemos en esta vida, es tomar decisiones.

Algunas pueden ser más acertadas que otras, pero eso es circunstancial, al final, ¿quien en la tierra tiene el poder de decir lo qué está bien y lo qué está mal?

Muchas veces realizamos buenos actos ante la ley del hombre, que pueden no ser de la misma forma ante la ley de Dios, y muchas veces hacemos buenas acciones ante la ley de Dios, que no están encuadradas en las reglas del hombre.

Todos hemos vivido momentos difíciles en nuestra vida, que justamente son resultado de nuestras decisiones. Hay una canción que me gusta mucho del grupo NTVG que en un fragmento dice: “todo lo que te lastima, el tiempo lo hace durar, hasta que seas consciente que ya no te hace daño”.

Creo que no hay mejor frase que defina el porqué muchas veces tenemos que sufrir tanto.

Hace algunos años estaba acorralado por los problemas, me sentía como cuando a un boxeador lo están moliendo a golpes, donde todos esperan aquel golpe que lo derribe, hasta que finalmente llega.

Era así como me veía, “besando la lona”, pensando que era mejor quedarse tirado a levantarse y que te sigan pegando, pero tenía un sueño que no lo podía dejar desvanecer en ese conteo de diez segundos, tenía un sueño que quería cumplir, tenía un sueño que no podía simplemente olvidar, porque sabía que lo iba a lamentar el resto de mi vida.

Afortunadamente tenemos mucho más que diez segundos para pensar una estrategia, que pueda hacernos levantar de la lona para cumplir nuestros sueños.

Quizás las cosas no salgan como lo planeamos exactamente, quizás intentamos por un camino y sin darnos cuenta terminemos en otro, pero al final, si perseveramos llegaremos al destino deseado.

No porque las cosas no se den como pensamos, quiere decir que estemos yendo mal, quizás eso deba pasar porque te está preparando para la siguiente etapa, y en la vorágine que vives ahora quizás no te permite ver claramente, no desesperes, si tu sueño es puro, tarde o temprano lo vas a cumplir.

Hay veces que únicamente sufriendo mucho, puedes valorar las pequeñas y hermosas cosas que te rodean y que quizás nunca pudiste ver antes, y eso también es parte del bagaje que necesitas para cumplir tu sueño.

No te voy a decir que disfrutes el camino, ya que obviamente hay muchos que son totalmente inhóspitos, pero si te digo que observes, que asimiles, que veas todos los detalles, porque siempre hay algo que aprender a cada paso que damos, y siempre, SIEMPRE, CONFÍA EN TI MISMO, no hay peor derrota que aquella batalla que nunca peleaste.

Cuando todavía no había aprendido que tenía que sufrir, para entender donde estaba y a donde quería ir, recuerdo que en las noches miraba la luna, y me preguntaba, ¿por qué estoy pasando esto?, sentía que era una gran injusticia todo lo que habían hecho conmigo, maldecía la vida, a Dios y toda persona o cosa en la que había creído o confiado hasta el momento y me había abandonado, la culpa era de todos los demás, pero lo que más me dolía, es que en el fondo estaba negando que yo no me animaba a dar el paso para salir adelante.

Muchas lunas pasaron, muchas lágrimas mojaron mis mejillas, hasta que finalmente abrí los ojos.

TODO DEPENDÍA DE MÍ

Si estás vivo hay esperanza, el peso de la cruz que te fue dado, te mide cómo persona, mide cuánto puedes soportar, así que simplemente, aunque no tengas todavía tu estrategia, lo importante es que tengas tu sueño y creas en él, así que si estás caído ahora, lo que te puedo decir, es que abras los ojos, apoyes tus dos manos y te levantes de la lona YA!

Recuerdo claramente cuando tenía mi nariz contra el suelo, mi mejor amiga me recomendó la película “En busca de la felicidad”, interpretada por Will Smith, basada en la historia real de Chris Gardner, donde a pesar de todo lo que estaba pasando, Gardner siempre perseveró para cumplir su sueño, ayudado por la lección que su madre le había dado, “Sólo puedes depender de ti mismo, nadie va a venir a rescatarte”.

Puedes orar, puedes rezar a lo que tú quieras o creas, pero la solución a través de cualquier medio nacerá de ti mismo.

Ahora bien, si hay algo que te puedo aconsejar, es que tengas especial cuidado con las falsas puertas que se te puedan abrir, también pasé por eso, yo pensaba que los buitres te comían cuando estabas muerto, pero me equivoqué, algunos buscan sus presas aún cuando están vivas, obviamente buscan las más vulnerables, y si tú no tienes claro que es lo que quieres, puedes ser una víctima más. Y si eso te pasa, aprende, y si perdiste dinero con eso, alégrate, no sabes que afortunado eres en haber perdido solo dinero, porque eso quizás sea de las pocas cosas que puedes recuperar en poco tiempo, el resto de las cosas es más complicado volver a conseguirlas.

No los veas como enemigos, son simplemente personas que lamentablemente todavía no han tenido la oportunidad de darse cuenta, cuál es el lado correcto de la vida.

En fin, obstáculos siempre van a existir, tu voluntad, tu perseverancia y tu amor por un sueño puro, es lo que te ayudarán a lograrlo.

Me olvidaba, mi sueño, era ver a mi familia feliz, disfrutar la infancia de mis hijos todos juntos, y gracias a Dios lo estoy cumpliendo.

 

Fabricio De los Santos

 

Espero haber aportado un granito de arena para que te levantes y empieces a ¡CUMPLIR TU SUEÑO!

Si llegaste hasta aquí, gracias por importarte por mí.

Un abrazo,

Fabricio De los Santos

Teatro – En el TIEMPO de las MARIPOSAS

lunes, abril 22nd, 2013

OBSERVACIONES: ESTE POST NO ES TÉCNICO para post técnicos de Fabricio De los Santos haga click aquí

Ayer fuimos a ver una obra dirigida por Alicia Dogliotti y producida por Utópica Producciones, llamada “En el tiempo de las mariposas”.

De verdad la anécdota de la historia, es que inicialmente íbamos a otra obra, pero llegamos un poco tarde, era a las 19.30 y llegamos, 19.31 creo, así que como corresponde no pudimos entrar. Esos horarios quebrados para mí son un problema… porque me cuesta calcular bien el tiempo. Comentario aparte, vimos que estaba llegando mucha gente para la obra de las 20.00 hs. Realmente teníamos poco tiempo, porque debíamos estar a las 21.30 en otro lugar, entonces le pregunto a la persona de la caja, cuanto duraba la obra y me comentó que 1 hora 15 minutos aproximadamente, así que no lo pensé dos veces y cambiamos las entradas.

Era la Sala 1 del teatro Circular, con capacidad para 200 personas, que digamos estaba casi llena, entonces pensamos que realmente habíamos tenido suerte, parecía una buena pieza.

Y así lo fue, un espectáculo que te atrae desde el inicio hasta el fin, con una actuación espectacular de todos los actores, y un manejo de tiempos presente, pasado, que me gustó mucho realmente, muy bien producida y dirigida.

Además de todo lo bueno que vimos, salimos de allí con un complemento de historia, para mí desconocida hasta ayer.

Obviamente, cuando llegué a casa, me puse a investigar quien era Rafael Trujillo y las hermanas Mirabal, al leer me daba cuenta que todo lo que estaba escrito, ya lo sabía, lo había vivido personalmente, había viajado en la máquina del tiempo, gracias a la obra “En el tiempo de las Mariposas”

EXCELENTE EN TODO!

Felicitaciones a todos, en especial a los actores!

No dejen de verla!

Info: Cartelera.com.uy

Fotos: Utópica Producciones

 

Fabricio De los Santos

www.fabriciodelossantos.com