Archive for the ‘El monje y el ejecutivo’ Category

Un elogio debe ser sincero y específico

jueves, agosto 19th, 2010

Entrar en un departamento de una empresa diciendo “Todo el mundo hizo un excelente trabajo” es insuficiente y puede causar resentimiento, porque tal vez ni todos trabajaron de la misma forma para conseguir un objetivo.

Ser específico es decir “Te felicito José por haber desarrollado esa tarea en tiempo record y de forma correcta”.

Este texto es un poco adaptado del libro “El monje y el ejecutivo” y hoy como lo vi arriba de la mesa (alguien en casa le está dando una leída) vi que tenía varias hojas que tiempo atrás las había “marcado” con textos de mucho valor, voy a ver si las voy colocando en el blog.

Es lindo recibir un elogio cuando hacemos las cosas bien, nos sentimos importantes, así que, porque no dar esos elogios más seguido cuando son merecidos?

Un abrazo, 

Fabricio De los Santos

__________________________________________________________
ScrumMaster, Project Manager, Coaching and Mentoring GeneXus
K2B Tools Agent – The best Patterns Tool to integrate with GeneXus
www.fabriciodelossantos.com

Aprender a escuchar

jueves, noviembre 15th, 2007

Hace unos días, como cada vez que viajo, decidí comprar un libro.
En particular me interesé por el que estaba primero en ventas aquí en Brasil, “El monje y el ejecutivo”, entonces lo compré.
Al principio me pareció bastante aburrido, y me decepcioné, pensé, “otra vez me vendieron un libro de autoayuda”.
Y como la palabra “autoayuda” es mal vista por el círculo de personas que piensan que lo saben todo, uno queda medio con vergüenza…, medio…, “compro pero no le digo a nadie”.
Mucha gente dice que los libros de autoayuda, solo ayudan al que los escribió, por la cantidad que venden.
En particular pienso que pueden ayudar, si es leído con atención y un foco específico, pero no es un libro para, digamos, pasar el tiempo, y aprender algo, que es el tipo de libro que me gustan.
Volviendo al libro en sí, los primeros capítulos son para tirar la toalla, pero a medido que avanza deja algunas lecciones importantes.
La primera que recuerdo, es de que las personas no saben escuchar.
En el libro el ejemplo era más o menos así:

Un círculo de personas donde cada uno se presentaba, hablaba de si, su profesión etc, y luego que terminaba, quien conducía la reunión le daba la palabra al compañero de al lado.
Así iban pasando uno por uno, y cuando le tocó hablar al personaje principal del libro, quien lideraba la reunión le preguntó, que contara que era lo que había dicho su compañera, que había hablando antes que él.

Este personaje, se quedó sin saber que decir, porque no había escuchado nada, tal vez estaba escuchando, pero no prestando atención, preocupado en lo que el tenía que decir, cuando le tocara presentarse.

Este ejemplo, refleja en más de una situación que me he encontrado y he hecho lo mismo, uno queda ansioso en quedar bien, en saber lo que tiene que decir, que no escucha a los demás.
A veces nos pasa simplemente hablando con un amigo, donde uno quiere imponer nuestra verdad o nuestra forma de ver y no escuchamos, atendemos que es lo que nos están diciendo.
Otras veces, nos bloqueamos, porque no nos interesa lo que nos están contando y esto realmente es peor todavía porque desvalorizamos a la persona que está en frente.
Imaginen que esta persona al terminar su comentario, preguntase, “que te dije?”

Bien, me pareció interesante comentarlo, ya que desde hace unos días estoy intentando, escuchar más.

Fabricio De los Santos
Gerencia de Proyectos –
Consultoría GeneXus –
ERP – Sistemas de Misión Crítica – Bases de Datos.

Vea mis blogs en:
www.fabriciodelossantos.com