Errores Fatales

Días atrás, la portada de la revista ISTOÉ hacía referencia al mayor accidente aéreo de Brasil con el siguiente título:

Los errores fatales
Un AIRBUS sin un motor reverso funcionando, sin spoiler, y con una palanca trabada.
Una pista resbaladiza, sin ranuras para escurrir el agua, y sin área de escape.
Un avión con peso al límite y lleno de combustible.
Y la culpa es del piloto?

Lamentablemente es difícil saber la causa de ese accidente terrible, mismo porque con tantos intereses en juego, realmente a veces es querer mucho que la verdad salga al aire.

Existen ciertas condiciones generales que realmente no son las preferibles, como por ejemplo el no tener un área de escape al finalizar la pista en caso de no conseguir aterrizar en el largo total de la misma entre otras.
Si a esas condiciones se les agrega cansancio o simplemente un error humano, los resultados pueden ser lamentables.

Es difícil comparar una tragedia tan grande, con nuestra actividad profesional, pero en realidad si puede estar ligado, no olvidemos que el AIRBUS es informáticamente más sofisticado que un BOEING, entonces de alguna u otra forma algún informático siempre está relacionado hoy por hoy casi en cualquier evento cotidiano.

Cual es la reflexión?

Pueden ser varias, pero en particular lo que vino a la mente cuando vi la revista, fue una mala experiencia que no llega ni por lejos a compararse a nada de esta tragedia, pero que me sirvió mucho para saber cuando parar.

Era una implantación de un sistema muy exigida en tiempos, donde pasábamos trabajando hasta prácticamente 72 horas seguidas sin descansar, y cuanto más tiempo pasa, tu capacidad de razonar es inversamente proporcional a tu cansancio, lo que en nuestra profesión puede ser fatídico.
Recuerdo que debido al cansancio acumulado algo que debería ser realizado en 30 minutos máximo en buenas condiciones, llevó más de 4 horas y para empeorar la situación un evento inesperado hizo que perdiera todo ese trabajo.
A quien no le ha pasado esto?

Entonces si uno a veces se pone a comparar situaciones, a veces tenemos que pensar 2 veces antes de decir “es posible” cuando realmente las condiciones no son las preferibles, tenemos que ver si vale la pena seguir, o parar, descansar y comenzar de nuevo en mejores condiciones.
Fabricio De los Santos
Gerencia de Proyectos –
Consultoría GeneXus –
ERP – Sistemas de Misión Crítica – Bases de Datos.

Vea mis blogs en:
www.fabriciodelossantos.com

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.