Fuerza Jolie!!!

Para vos que no lees, pero te merecés lo que más de adentro me sale, por todo lo que nos has regalado.

Recuerdo aquel día que sentía toda la rabia, indignación y no sé cuántos sentimientos negativos más, que un tema laboral me habían llevado a sentarme en un banco en la rambla, para intentar encontrar calma en la costa de la rambla de Malvín en Montevideo. Fue ahí que mi esposa me dio la noticia de que le habían regalado una perrita y teníamos que ir a buscarla.

Habían pasado casi 10 años sin haber convivido bajo el mismo techo con un rastrero de cuatro patas, de los que mirás y siempre te mueve la cola, no importa como te sientas y como él se sienta. Eso me sacó un poco de punto, pero igual la sangre corría caliente por mis venas.

Cuando me dijeron “un caniche”, pensé, “ese perro no sirve para nada!”, es un perrito de moda que además, digamos que no es de lo más varonil que uno pueda andar jactándose con él por ahí, con tantos Pitbulls que parecieran recién salidos del Gimnasio, y considerando que había tenido ya perros de otras razas grandes como Rottweiler, Pastor Alemán, y cruza pero también de tamaño considerable, siempre los había visto en parte también como guardianes de la casa. Claro ese día estaba tan enojado, que me había olvidado de mi salchicha que tuve cuando era niño y había sido una de las mejores cosas que me había pasado en la vida.

En fin, te fuimos a buscar al otro día, y ni bien te vi, todas las idioteces que había pensado quedaron en un tarro en el fondo de algún viejo armario de mis pensamientos, que hoy volví a buscar, porque merecía recordarlo. Nos diste tantas alegrías, que las rabietas que me hiciste pasar cuando te agarré alguna vez robándote algo de la mesa, hoy son anécdotas que hasta parece una locura, pero al vivirlas de nuevo me sacan una sonrisa.

Tu mirada siempre fue un poema cuando hacías una travesura, a veces pienso como Dios puede darle a un animal, la virtud de expresar con los ojos, todo aquello que no puede decirlo con palabras.

Hoy siento muchísimo tu falta, pensar que hace dos días corrías como el viento por la playa, esperándome cada unos metros, para ver a donde iba y te veía feliz cómo nunca, era rarísimo que te pusieras contenta cuando te iba a poner la correa porque teníamos que volver, pero parecía que te hacía sentir más segura, la verdad no lo entendía, pero ayer cuando te veía en la clínica luchando por tu vida, tenías la misma expresión, parecía que estabas tranquila, que a pesar de los 10 inyectables, suero y no se cuántas cosas más, estábamos ahí y para vos eso era lo más importante. Hoy no te pude ver, estás internada y no permiten visitas, pero espero que los perros sientan esa energía que uno piensa en ellos, porque así lo estoy haciendo, quiera Dios que te recuperes pronto, para que podamos seguir conquistando el VIENTO JUNTOS!

FUERZA Jolie!!!

Te amamos!

Jolie

Leave a Reply